Avalancha. Segunda parte.


Perecieron todos los médicos, enfermeros y cualquier persona con conocimientos sanitarios lo bastate sólidos para sobrellevar dentro de lo permisible aquella situación aterradora. Los problemas de salud cada vez resultaban peor debido a las bajísimas temperaturas y todo lo que ello suponnía, como escasez de alimentos, frío, afectación de las vía respiratorias, encharcamientos de los pulmones, cangrenas por la escaza fluidez de la sangre…Era menester hacer acopio de medicamentos pero todo quedó arrasado. Después de aquella ola de dimensiones descomunales sobrevinieron tornados, huracanes y terremotos. todo el planeta se trastocó: el núcleo terrestre aumentó su temperatura,su campo magnético cambiaba coninuamente, provocando cambios en el nivel de las mareas y enormes tsunamis que devoraban las zonas costeras;la dirección de las corrientes;el viento;la tierra se distanció del sol y ahora su órbita tenia un radio más amplio. los que sobrevivieron moririan en cuestión de dias en las cenizas de su agonía casi apagada por la cercanía de la muerte. El mundo se volvió oscuro, caótico, una noche perpetua. Quizá el ser humano estaba siendo castigado por alguna instancia superior que habia desatado su ira de un solo golpe brusco y contundente.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: