el mundo secreto


Naira quedó muy impresionada con el origen del Parkcour.
_Entonces tú crees que enseñando al pueblo esta manera de esquivar a los temibles soldados conseguiremos algo?¿No has tenido en cuenta, que estos hombres van armados con grandes arcos y largas flechas con puntas superafiladas y que además tienen buenas espadas de acero capaces de cortar incluso el cabello más fino en dos mitades?
-Está todo calculado a la perfección_Shinuán sonrió maliciosamente ,dejando entrever su sed de vengaza_De todas formas debemos bajar el tono de voz, puede haber algún curioso chivato merodeando por estos parajes.
Shinuán se acercó a Naira y la miró fijamente a los ojos. los ojos del muchacho eran azules como el mar lejano que nunca habian visto, tan misteriosos y profundos como una noche eterna de luna llena:
_el plan se basa en cuatro puntos. El primero, conseguir que la gente aprenda el parkcour. El segundo, aprovisionarnos de espadas.Tercero, formar un ejército, y cuarto…-El joven volvió a sonreir maliciosamente-…seuestrar al dictador.
 
Naira se levantó sobresaltada.
_¿secuestrarlo? ¿y qué hacemos con él? lo buscaran por todos lados, nos matarán. Es…es descabellado tu plan.
_Muchacha, eso se llama chantaje, sinos pasara algo,¿cómo demonios sabrían ellos ,su temible ejército, dónde se encuentra el enano?.Jajajajaja.Ese tío es un enano y tenemos que demostrarle que los gigantes, los que tenemos el poder somos nosotros.No puedo decirte más, te espero mañana en la falda del volcán justo antes del amanecer, es una zona muy buena para empezar a practicar acrobacias, vendrán seis amigos. lo único que te pido es que convenzas a algunos más si puedes, no hace falta que le digas para qué, sólo diles que celebraremos una fiesta.
De hecho era una fiesta, la fiesta de la liberación del pueblo.
_Espera, dijo Naira, tengo una espada, yo misma la hice con mis manos, con un extraño metal que encontré a los pies del volcán. Me la llevaré. ¿Sabes usar una espada?,
_Claro,jajajaja, soy un chico joven, apunto de ser llevado al barranco de las miserias o al ejército de los cobardessin escrúpulos, no me queda otra que saber usarla. Te enseñaré, y enseñaré a los demás y juntos haremos lo que nadie hizo, luchar por la libertad. He de irme ya
 
 
 
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: